busca mas publicaciones

La moda de los vampiros en televisión sigue con un nuevo Drácula

Ya se ha vuelto una costumbre de Jonathan Rhys Meyers (Match point) el interpretar en televisión icónicos papeles, para producciones ambientadas en tiempos pasados. Porque el actor irlandés de 35 años, que hizo del rey Enrique VIII en Los Tudor y a Elvis Presley en el telefilme Elvis, ahora vuelve a la pantalla chica para ponerse en la piel de un célebre personaje de ficción: el Conde Drácula.
El 20 de diciembre apareció en el sitio del canal estadounidense NBC la confirmación final de que la serie Drácula llegará a la televisión de ese país -aunque todavía no tiene una fecha o mes de estreno anunciado- con la aparición de una página que indica que debutará “próximamente”, sin entregar mucha más información, aunque sí indicando la base de la historia.
La serie estará ambientada a fines del siglo XIX en Londres, ciudad hasta la que llega el conde Drácula diciendo que es un empresario estadounidense que les va a mostrar los últimos adelantos tecnológicos, que incluyen la electricidad. Pero lo cierto es que esta profesión es sólo una fachada, ya que sus verdaderas intenciones en Inglaterra son las de vengarse de quienes siglos antes se convirtieron en sus máximos enemigos. Su plan va en marcha hasta que tiene un traspié cuando conoce a una mujer que parece ser la reencarnación de su esposa muerta.
La primera temporada de la nueva Drácula tendrá 10 episodios, que serán coproducidos por NBC con el canal inglés Sky, y aún no ha anunciado al resto de su elenco.
Cuando se anunció el plan de hacer esta serie, el presidente de entretenimiento de NBC habló de la que puede ser la principal razón para que este sea un buen momento para la ficción: la moda de los vampiros en la pantalla y la posibilidad de darles un giro “nuevo” a esas historias. “En el mundo de Crepúsculo, True blood y todas esas historias ambientadas en la época contemporánea, nos pareció que era una buena idea volver a la original”, dijo Robert Greenblatt. Y lo cierto es que las historias de vampiros siguen gozando de buena salud en televisión, con True blood aprontándose para tener una sexta temporada y The vampire diaries emitiendo su cuarto ciclo en Estados Unidos.
Mientras, entre las decenas de películas de vampiros que se aprontan para estrenarse en la pantalla grande, hay una dirigida por John Carpenter, otra protagonizada por Russell Crowe y también una con Drácula entre sus protagonistas: se trata de The last voyage of Demeter, cinta con Viggo Mortensen sobre el barco que transporta el cuerpo del conde Drácula desde Transilvania hasta Inglaterra.
Por su parte, esta será la primera gran producción de la pantalla chica con Drácula como protagonista, aunque sí hubo, en el año 1990, una serie con el personaje como protagonista, que no alcanzó a tomar vuelo.
Entre los productores tras esta nueva apuesta hay nombres de experiencia televisiva: Tony Krantz, ex productor de 24; Gareth Neame, uno de los ejecutivos tras Downton abbey, y Collin Calender, ex presidente de HBO Films.
Y mientras Drácula aún está en etapa de pre producción, Rhys Meyers se mantiene ocupado con proyectos para la pantalla grande. Para 2013 tiene dos proyectos anunciados, uno que ya está en su etapa final de producción y otro que aún está en rodaje.
El primero es The mortal instruments: city of bones, cinta que también se mueve en el mundo de lo sobrenatural con Lilly Collins (Espejito espejito) como protagonista, como una chica que se entera de un momento para otro que es un elemento clave en la batalla entre humanos y demonios. Esa película se estrenará el 23 de agosto en Estados Unidos.
Su siguiente proyecto aún no tiene fecha de estreno y se trata de un thriller sobre una mujer que es perseguida por un pasado secreto, titulado Panda eyes. Ahí, Rhys Meyers comparte créditos con Claire Forlani (¿Conoces a Joe Black?) y Rhys Ifans (El sorprendente hombre araña).
Tódo para el blog